Terapia Miofascial

 

El sistema fascial es un conjunto de envolturas de tejido fibroso que rodean todas las estructuras del cuerpo humano, desde la piel hasta las envolturas de órganos, músculos, sistema nervioso, vasos, glándulas y articulaciones.

Es decir, todo el cuerpo está recubierto de un tejido conocido como fascia. La liberación miofascial es una terapia que ayuda a mantenerla en un estado óptimo, para prevenir el dolor y problemas de movilidad.

Tensión, dolores, falta de movilidad, agarrotamiento… son muchos los síntomas negativos que nuestro cuerpo sufre, día a día, por culpa del caótico ritmo de vida en el que estamos inmersos. Tratar de tomarnos las cosas con calma y unos hábitos de vida saludables son fundamentales, pero, en muchos casos, necesitamos la ayuda profesional para que nuestro cuerpo se sienta mejor y, por lo tanto, funcione correctamente. Una técnica perfecta para volver a poner a punto al organismo es la liberación miofascial realizada por el Fisioterapeuta especializado.

En su estado normal la fascia se encuentra relajada y estirada pero, sin embargo, por culpa de una lesión, una enfermedad, un traumatismo, una incorrecta postura corporal, o simplemente estrés o ansiedad, ésta se tensa y puede provocar dolor y falta de movilidad. Por este motivo, las manos de los fisioterapeutas trabajan en ella para corregir esas restricciones y hacer que el organismo se encuentre mejor.

¿Quién puede beneficiarse de la terapia Miofascial?

  • Algias vertebrales (Lumbalgias, lumbociáticas, cervicalgiasy dorsalgias).
  • Disfunciones de origen tendinoso (tendinitis).
  • Hombro doloroso (Epicondilítis, epitrocleítis, tendinitis De Quervain…).
  • Tratamientos de recuperación postquirúrgica
  • Fascitis plantar.
  • Cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas.
  • Disfunciones de la ATM.
  • Síndrome postlatigazo cervical (Whisplash): Los traumatismos tienen muchas caras, un golpe una mala postura puede modificarnos a largo y corto plazo.